Revista Cultural Digital
ISSN: 1885-4524
Número 36 - OtoƱo 2014
Asociación Cultural Ars Creatio - Torrevieja

 
Hombres que caen o sobreviven Maria Sentandreu


El pacifista, de John Boyne (Salamandra, 2013)


John Boyne vuelve a escribir una historia de ficción sobre un periodo histórico. El pacifista es, en realidad, la combinación de dos historias paralelas que se entrecruzan: la del pasado que transcurre en el contexto de la primera guerra mundial y la del presente que ocurre en Norwich (Inglaterra). Tristan Sadler combatió en la guerra junto a Will Bancroft y tiene en su poder unas cartas que la hermana de su amigo le envió durante la guerra. Tristan ha concertado un encuentro con Marian, la hermana de Will, para devolverle sus cartas y tal vez darle una explicación sobre la muerte de su hermano. Sin embargo, Tristan guarda un secreto pero nada es exactamente lo que parece porque las reacciones del ser humano son en ocasiones irracionales y luego uno puede arrepentirse de sus actos.

El autor utiliza un tono melancólico para expresar el sentimiento principal de la narración. La acción de esta novela se desarrolla en tres escenarios: la visita del protagonista a Norwich, la instrucción como soldado en Aldershot y la participación activa en la guerra en las trincheras de Francia. Pero no es una novela lineal, sino que da saltos en el tiempo, pues el lector va descubriendo casi al mismo tiempo que la hermana de Will los detalles de su historia o de su amistad. El relato se interrumpe varias veces para centrarse en la visita a Norwich y luego continúa explicando qué sucedió en Aldershot o en Francia. Aunque es una novela que se lee con facilidad, está bien estructurada y a la vez consigue despertar la curiosidad en el lector.

La guerra es uno de los elementos principales del libro, pero se trata desde el punto de vista de las emociones y los sentimientos del personaje principal. No se centra en la batalla, sino en cómo se siente el protagonista y de cómo es su relación con los compañeros, en especial habla de su relación con Will. No obstante, el autor aprovecha para denunciar la crueldad de todas las guerras y cuestiona la utilidad de las mismas a través de la figura de los objetores de conciencia que, por cierto, solían tener un final trágico.


Además, El pacifista explora el mundo de las dificultades que tenemos a veces para relacionarnos con la familia o, por el contrario, cómo hay familias que darían cualquier cosa por recuperar a su hijo para poder darle todo su cariño. Pero cada cual tiene que conformarse con lo que le ha tocado y aprender a manejar los hilos de su vida lo mejor posible. También habla sobre el amor prohibido entre dos personas que quizás se aman a escondidas y temen las críticas porque su relación no entraría dentro de las normas morales de la época.

El autor de El niño con el pijama de rayas vuelve a mezclar con armonía los hechos históricos y las contradicciones de las personas que protagonizan esas vivencias. Porque a menudo los acontecimientos y los sentimientos se mezclan en el camino hacia un destino a veces previsible y a veces inesperado.