Cuentos de la Ciudad Dormitorio de nuestro colaborador Modesto González Lucas

06-18-2012

Un libro de cuentos, para los que aman vivir en una ciudad como Leganés
  Compartir

El pueblo de labradores que vivían de sus huertas y sus tierras de labor, tal como lo habían venido haciendo sus padres, antes sus abuelos y mucho antes sus tatarabuelos, cercano a la ciudad de Madrid, la capital, durante los últimos cuarenta años se ha convertido en una ciudad dormitorio, es decir, en un conglomerado urbano sin orden ni concierto, para lo bueno y también para lo malo.  Da lo mismo que hablemos de Fuenlabrada, de Getafe, de Alcorcón o de Leganés, en todos estas grandes poblaciones de la zona sur metropolitana algo muy similar ha ocurrido sin que nadie haya podido remediarlo.

Este libro es un libro de cuentos y como tal pone un pie en la fantasía y otro en la realidad, en el fondo es como un espejo en el que al mirarnos podemos vernos a nosotros mismo. También es una ventana a través de la que podemos contemplar todo aquello que podamos ver o que nuestra imaginación, que es libre, quiera ver. No es una colección de crónicas aunque el autor haya tenido la profesión el periodista durante más de veinte años en una de estas ciudades dormitorio.  


El libro comienza con una boda que se celebró en la Navidad de 1973 a la que dicen que asistió el arcángel San Rafael en persona y termina con el recuerdo del día que, uno de los habitantes de esta ciudad dormitorio, a punto de llegar a viejo, fue capad de leer unas palabras escritas por primera en su vida allá en su pueblo, el pueblo de su infancia. También se cuenta el cuento de un joven que soñaba con hacer un largo viaje en tren, el más largo que uno se pueda imaginar; también el de un claval que se convirtió en excepcional jugador de futbol con la ayuda de un zapatero remendón; asimismo se cuenta el cuento de un loco que andaba suelto por la calle y era capaz de hacer llover y de volar como los pájaros; el de un alcalde que era honrado de verdad y nadie se lo creía; el de un sindicalista que terminó vendiéndole su puesto de trabajo al mismísimo diablo y también, por no agotar la lista, la historia de una joven que recorrió medio mundo buscando la flor del corazón, el sentido de la vida, y la encontró en la mirada de una niña que acababa de nacer.

Es un libro de cuentos fácil de leer, entrañable, que se inspira en la vida cotidiana de la ciudad dormitorio en su evolución de antiguo pueblo de labradores. En su fondo, el libro contiene un carga ética de gran profundidad. En este libro se defiende lo que más importa: su gente.

El libro se puede adquirir en la librería Punto y Coma y en el kiosco de prensa de la avenida de Mendiguchia Carriche, frente a San Nicasio, y también en la página Web  Apagea.com.