Comentario

02-19-2012

Noche de misterio
  Compartir

Cuando comenzamos la lectura de un libro nos aborda una extraña inquietud por adentrarnos en ese mundo desconocido. Sin embargo, descubrir un nuevo valor literario, como es la literatura de miedo y misterio, promete además momentos de brillantez de la mano de maestros del terror, como: Edgar Allan Poe, Bram Stoke, Howard Phillips Lovecraft o Emilia Pardo Bazán; llevándonos a realizar un juicio donde valorar a estos autores.

Centrándonos en éste producto, Ars Creatio y su grupo de Teatro Leído, con éste cuarteto de escritores, han preparado una noche inquietante en la Sociedad Cultural Casino de Torrevieja, que como nexo de unión aglutina: relatos apacibles tras los cuales se oculta las más enfermizas escenas creativas en lo que a terror literario se refiere. Un embrujo que atrae a muchos lectores.

Obras como “El Barril de amontillado” “La Llegada a Transilvania” “La Llamada de Cthulhu” “La Resucitada” o “El corazón delator”, son susceptibles de generar éxitos, envuelto en tan reconocido autores. Pero que nadie se relaje: la bestia siempre acecha.

Al menos por una noche, el casino de Torrevieja, abrirá sus puertas a los personajes que suelen guardar dentro de sí una lucha interior. Se harán presentes a través de las voces de los componentes de Ars Creatio, acompañados de los más espeluznantes efectos especiales, en  una lectura que anda a la búsqueda de un ambiente de tensión bien dibujado. Un detalle más, es fácil discernir un claro homenaje a Poe, rememorando la angustia de su personaje protagonista en "El corazón delator", aquel asesino al que la conciencia se le presenta a modo de acusación.  

El próximo día 25 de febrero, Ars Creatio, jugará con la ventaja que otorga la falta de claridad entre lo aparente y lo real. Muchos de los ingredientes que dibujan los textos: escenarios casi irreales, comportamientos excesivos, seres aparentemente sobrenaturales y situaciones de tensión, envolverán  al lector-espectador, en detalles significativos, realzados por los efectos especiales en el momento más oportuno, pensando siempre en ese lector-espectador.

No hay buenos ni malos en estos relatos, sólo duplicidad, con el fin de mostrar lo fácil que resulta engañarnos; fabricando situaciones de aparente precipitación narrativa a modo de trampa para el espectador, el cual puede quedar atrapado en una vuelta de tuerca inesperada. En un derroche de habilidad, y acompañados por la tensión generada, se hace creíble la lectura cuando se suministra suficiente información, poniendo en guardia y tensionando el apetito hacia las historias más  increíbles y ante la proximidad de un posible peligro. Todo ello acompañado por la figura de “la Noche” que será quien cree expectativas falsas en su discurso, con la finalidad de que el espectador sienta empatía con tal o cual personaje; conduciendo por senderos inciertos, creando la suficiente confusión: ¿su voz penetrante es real? ¿Será producto de la imaginación del espectador? esto es algo que habrá que descubrir en esa noche de Miedo y Misterio.