Noche de miedo y misterio en el Palacio de la Música

11-03-2012

Veintiséis componentes de Ars Creatio, 9000 watios de iluminación y 5000 watios de sonido, crearon el ambiente de misterio y miedo frente al numeroso público que llenó el auditorio del Palacio de la Música
  Compartir

Después de haber logrado grandes momentos con el teatro leído, la Asociación cultural Ars Creatio consiguió  un lleno absoluto en el Palacio de la Música, poniendo en escena “la Noche de Miedo y Misterio” el 2 de noviembre, día de las Almas. Los relatos de Bram Stoker, Allan Poe, Howard Philips Lofcraf o Emilia Pardo Bazán; adquirieron todo su dramatismo, cuando fueron arropados con el trabajo de los técnicos de sonido, que llegaron a estimular la imaginación del publico, el cual llegó a sentir el frio de la cripta, los sonidos inquietantes de la noche, el estruendo de un terremoto, la llamada de un ser fantástico o el latido intenso del corazón.

Entre los asistentes a esta noche de misterio, se encontraba el Alcalde, Eduardo Dolón; acompañado por los concejales Luis María Pizana, Inma Montesinos, Rosario Martínez, Carmen Gómez, Antonio Boix y José Riera; así como presidentes de entidades sociales y culturales, con las que colabora habitualmente Ars Creatio.

Los medios técnicos utilizados por la asociación Ars Creatio para este espectáculo fueron: 9000 watios de iluminación, con focos adicionales a los ya existentes en el Palacio de la Música, reforzados con estructura metálica. 5000 watios de sonido en total, empleando un generador de efectos digitales  y varios ordenadores con programas diseñados exclusivamente para la reproducción de los efectos especiales. La mayoría de estos efectos se construyeron  para éste acto por Ars Creatio. Y para la creación del clímax se utilizó una maquina FX-humo frio, inodoro e inocuo. Las recreaciones de las figuras (ídolos) que aparecieron en los relatos, fueron realizadas en resina y barro cocido, por miembros de Ars Creatio.

Entre técnicos de iluminación y sonido, ayudantes de escenografía, regidor, maquilladores, performance, decoración, bailarina y actores-lectores; el elenco estuvo formado por veintiséis personas que llevaron al espectador por el territorio de lo desconocido, el desorden frente al orden y la belleza, en cinco relatos de distintos escritores. La noche, como eje central, junto a los iconos fúnebres alentó el temor y la amenaza de la locura, en una noche como la de las Almas, imposible de olvidar

.